Hemos dado un paso al frente para luchar por nuestro futuro

Somos una asociación formada únicamente con personas con discapacidad, creemos que la primera en Cantabria, para luchar por nuestros derechos.

El funcionamiento es de personas con discapacidad para personas con discapacidad. Vistas las carencias y la cantidad de cosas que se pueden hacer tomamos la decisión de dar un paso al frente para luchar en el día a día y con un punto de vista diferente, y digo diferente porque hasta la fecha hay asociaciones de profesionales y de familiares pero no existen las fundadas por personas con discapacidad, para colaborar y apoyar a nuestro colectivo, con toda nuestra ilusión en todas las situaciones que se puedan ir dando, tanto con proyectos a corto plazo, como puede ser la rehabilitación psicosocial en un CRPS, hasta la rehabilitación laboral, sin olvidarnos de, por ejemplo, recursos asistenciales adaptados como pisos tutelados.

Para hacernos una composición de lugar vivimos en una Comunidad Autónoma que supera el medio millón de habitantes, de las cuales, basándonos solo en datos del Ayuntamiento de Camargo existen 2000 personas con algún tipo de discapacidad o dependencia y apenas hay 2 pisos tutelados en toda Cantabria, ubicados en Santander que tan solo atienden a una docena de personas. Es a todas luces insuficiente.

La rehabilitación creemos debe ser lo más personalizada posible y escuchando y valorando la opinión de la persona afectada por el problema, a mí personalmente me sucedía que lo que decía el especialista se tenía en cuenta, al igual que lo que decía mi familia, pero mi opinión no importaba, no interesaba, cuando el principal interesado era yo y me consta que es algo recurrente. Deberíamos de tener voz y voto pero no sólo ser escuchados sino ser tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones que a solo a nosotros nos afectan.

Con nuestra experiencia personal hemos observado una falta de protección en momentos importantes en nuestro colectivo, creemos que desde las instituciones públicas más que desde cualquier otra institución se debe de dar ejemplo.

Según estudios el 20 por ciento de personas con dificultad de movilidad considera insuficiente el apoyo que reciben e incluso los hay que no reciben ningún tipo de ayuda, y hablamos de núcleos urbanos pues si nos vamos al rural, el problema se acentúa considerablemente.

Quiero denunciar públicamente la ley de dependencia pues a la hora de recibir atención en el campo de la enfermedad mental. Exigir un grado 2 de dependencia, para acceder a un centro y poder recibir atención sociosanitaria significa excluirle del sistema directamente, dejarle fuera del circuito asistencial porque la enfermedad mental no se puede evaluar como una discapacidad por física, con parametros de movilidad por parte de un fisio, son cosas distintas y como tal han de ser tratadas.

La Ley es excluyente, creemos que el sistema de atención, dentro de la discapacidad en general debe orientarse a acoger, adaptándose al usuario en función de sus necesidades, y no exigir una puntuación basada, exclusivamente, en una evaluación de actividad física  que termina apartando indefectiblemente a la persona con enfermedad mental o proporcionarle medios insuficientes, no porque no los necesite sino porque la evaluación no está hecha para él, un fisioterapeuta no está formado para evaluar una enfermedad mental, con preguntas que poco tienen que ver con la mente y solo con la actividad motora.

Por lo tanto diferenciar entre dependencia y enfermedad mental es fundamental.

Según la OMS somos uno de los grupos más marginados del mundo. Más de 1.000 millones de personas viven con algún tipo de discapacidad. Las personas con discapacidades tienen más probabilidades de estar desempleadas que las personas sin discapacidad. La discapacidad afecta de manera desproporcionada a las poblaciones vulnerables. Los niños con discapacidades tienen menos probabilidades de ser escolarizados que los niños sin discapacidad. La rehabilitación ayuda a potenciar al máximo la capacidad de vivir normalmente y a reforzar la independencia por lo que debe ser obligatoria para nuestro colectivo que debe acceder a ella sin las actuales trabas administrativas.

Estos obstáculos se pueden superar si los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, los profesionales y las personas con discapacidad y sus familias trabajan en colaboración.

Javier Movellán

Presidente de Proyecto Común

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario